La mesoterapia es una técnica inventada en 1952 por el médico francés Michel Pistor, que consiste en tratar las zonas afectadas con microinyecciones de medicamentos de medicina convencional, homeopática, vitaminas, minerales o aminoácidos. El nombre proviene de la capa de la piel en la que se inyectan las sustancias, derivada del mesodermo embrionario.

Más de 15.000 especialistas en todo el mundo usan la mesoterapia para una variedad de propósitos como reducción de peso, celulitis, pérdida capilar, tratamiento de cicatrices y arrugas, etc. La mesoterapia también se emplea para tratar problemas derivados de una liposucción.

Para pacientes que deseen los resultados adelgazantes de la liposucción pero que no estén dispuestos a someterse a una intervención quirúrgica , la mesoterapia es una alternativa excelente. La mesoterapia es un tratamiento no invasivo que se utiliza para definir el contorno corporal

Es muy importante en el tratamiento del dolor, agudo y crónico, muchos médicos especialista en Medicina Deportiva lo utilizan para calmar el dolor producido por lesiones deportivas.

En 1987, la Academia Francesa de Medicina reconoció la Mesoterapia como parte de la medicina convencional. La Sociedad Internacional de Mesoterapia (The International Society of Mesotherapy) tiene miembros en 14 países de toda Europa, América del Norte y América del Sur. Más de 15.000 médicos de todo el mundo han ofrecido excelentes resultados con la mesoterapia durante más de 50 años.

Mesoterapia en Medicina Estética

Cuando tenemos grasa localizada y/o celulitis que no se van ni con dieta ni con ejercicios debemos recurrir a la acción de la mesoterapia.

La mesoterapia es el tratamiento más efectivo para combatir la celulitis y los pequeños depósitos de grasa que se acumulan en zonas específicas.

Este tratamiento es proveniente de Francia y consiste en administrar pequeñas dosis de productos homeopáticos en la primera capa de la dermis (justo debajo de la piel), mediante inyecciones que no provocan ninguna molestia.

Estas infusiones logran una disminución progresiva de las áreas problema, ya que al actuar directamente sobre el tejido adiposo liberan el exceso de grasa y toxinas.

Suelen ser necesarias entre 10 y 15 sesiones seguidas y distanciadas unos días para valorar resultados.

El tipo de productos que se aplica varía de acuerdo con las necesidades del paciente, ya sea que se desee mejorar su circulación u oxigenación o metabolizar y acelerar las paredes de las zonas de grasa para acelerar la desintegración de ésta.

Para potenciar el resultado existen mezclas de compuestos lipo-rreductores, circulatorios, reafirmantes y moldeadores.

Después de las inyecciones es recomendable dar un masaje manual para movilizar la grasa y así disolverla más rápidamente.

Al finalizar cada sesión es importante beber mucha agua para que el cuerpo libere las toxinas que se desprenden con el tratamiento.

Otros enlaces de interes:

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados. *