272014nov

Variclinic trabaja con la cura CHIVA, una forma rápida y poco agresiva de acabar con las varices.

Desde principichivaos de los años noventa es posible realizar el tratamiento de varices con cirugía ambulatoria, a través del método de la cura CHIVA (Cirugía Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria), evitando de esta forma una intervención quirúrgica de gran envergadura, y como no, en Variclinic, que cuenta con clínicas en Murcia, Cartagena, Lorca y Elche, estamos al tanto y practicamos este tratamiento.

Las varices son una enfermedad degenerativa que no suele ser grave. Los mayores problemas están en las molestias que producen y los de orden estético. En los casos más leves, se aplican remedios para aliviar los síntomas. Si el caso es más grave, para evitar futuras complicaciones, existen tratamientos como la cura CHIVA, que permiten erradicar las varices definitivamente.

El método desarrolla una técnica menos traumática que consiste en cartografiar el sistema venoso, después de un estudio previo de las piernas, para marcar los puntos a intervenir con incisiones de reducido tamaño y que solo dejarán pequeñas cicatrices.

El objetivo principal es la conservación de la permeabilidad en las venas principales (safenas), exterior e interior, que se extienden a lo largo de la pierna. Así se conserva y se asegura un drenaje venoso adecuado.

La gran diferencia con el sistema antiguo, más invasivo, radica en que se practicaba el llamado stripping o extirpación de la vena afectada. Otro gran beneficio para el paciente es que se le puede tratar con anestesia local en lugar de general, de forma ambulatoria y sin hospitalización, lo que le permitirá incorporarse a la vida normal casi de inmediato. De hecho, el tratamiento de recuperación incluye caminar cuanto antes.

Los constantes avances de la medicina permiten hoy día curas y remedios muy inofensivos comparados con los que se llevaban a cabo unos pocos años atrás, que mejoran notablemente nuestra calidad de vida.

En el caso de la cura de varices, la técnica CHIVA favorece claramente una recuperación más rápida, menos dolorosa y con un coste económico menor.


 


Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados. *